Animal Protection > Worldwide Actions > Spain

NO ATACAN A LAS PERSONAS

Radicales liberan a 35.000 visones y siembran la alarma en Lavacolla

redacción. santiago     
Image
Los trabajadores de la granja se afanaron ayer para recolocar a los animales en las jaulas. Al fondo, se ven las pinturas de los radicales
FOTO: Fernando Blanco

Treinta y cinco mil visones andan sueltos por los alrededores de Santiago. Ayer, un grupo radical, el Frente de Liberación Animal, derribó un muro de la granja de visones SAT Bermúdez, ubicada en la parroquia de Bando, y les abrió las jaulas para que se escaparan.

Muchos de los animales se quedaron corriendo por el perímetro de la granja, pero cientos de ellos se han desperdigado por los alrededores. Poco después de la liberación, a las ocho y media de la mañana, ya habían cruzado la autovía de Lavacolla, dándole un buen susto a muchos conductores. A las 13 horas, uno de estos animales había conseguido entrar en el campo de fútbol de San Lázaro, y a las 16 horas, los coches ya habían atropellado a alguno de ellos en las calles del centro de este barrio cercano al centro de Santiago.
 
Hoy no sería extraño que alguno apareciera en el mismísmo Casco Histórico. Y es que el año se vivió una experiencia parecida en Carral (A Coruña), donde también asaltaron una granja de este tipo. “Se encontraron visones 15 días después de la liberación, que habían recorrido distancias de 20 kilómetros”, indica Ana María Díaz, delegada provincial de la Consellería de Medio Ambiente.
 
50 efectivos en la búsqueda
 
Cincuenta personas, entre los efectivos de la Xunta y el Ayuntamiento de Santiago, se repartieron ayer toda la zona de Bando en busca de los visones. “Me comunicaron la noticia a primera hora de la mañana e inmediatamente la Xunta puso en marcha un retén de contención”, explica Ana María Díaz.
 
El Ayuntamiento envió a varias dotaciones de la Policía Local, de Protección Civil y de la concejalía de Medio Ambiente para visitar a todos los vecinos de las casas próximas a la granja y advertirlos del peligro: “En algunas, los visones ya habían atacado a las gallinas”, comenta la edil del Ayuntamiento, Marta Álvarez Santullano.
 
Por parte de la Consellería “están destinadas 30 personas”, dice Ana María Díaz. La mayoría son brigadas forestales, que peinaron todos los montes y pistas del lugar armados con una pala para cazar a los animales. También se desplazaron a los alrededores de la granja tres patrullas de la guardia Civil, y la Policía Autonómica. El dispositivo continuará su rastreo estos días.
 
Los ecologistas del Frente de Liberación Animal se aprovecharon de que el cierre de la instalación estaba en malas condiciones para perpretar su delito: “Hace una semana, un coche nos tiró parte del muro de ladrillos de cemento, y nosotros le pusimos provisionalmente esa valla de alumnio que ves ahora y que los ecologistas derribaron esta madrugada” indica Jesús Bermúdez, uno de los familiares.
 
Al mediodía de ayer todavía se podían ver visones corriendo entre los periodistas, guardias civiles y delegados de la Xunta que se desplazaron hasta la granja.
 
“Cada uno de los animales vale en el mercado entre 6.000 o 7.000 pesetas”, pero todavía es imposible saber cuántos de los 36.000 que había en la granja están escapados.
Las brigadas antiincendios, a paletazos con ellos

La familia Bermúdez, dueña de la granja de visones, y sus empleados se dedicaron ayer a recoger a los animales que estaban sueltos en el interior de su explotación para volver a meterlos en sus jaulas. Treinta efectivos de la Xunta, pertenecientes a las brigadas forestales antiincendios, sin embargo, rastrearon los caminos, el monte y las pistas de los alrededores para ir en busca de los animales.

 
El método de algunos era de lo más explícito: a paletazo limpio. En cuanto veían a un animal de estos, cogían su pala y empezaban a golpes con ellos. Otros, sin embargo, empleaban redes para retenerlos y meterlos en jaulas

sábado, 09 de julio de 2005, 01:3