Animal Protection > Worldwide Actions > Spain

Un grupo radical suelta a 30.000 visones de una granja gallega  

Los ecologistas condenan la acci? porque los animales son una especie invasora

XOS?HERMIDA  -  Santiago de Compostela

EL PA?  -  Sociedad - 09-07-2005

fotograf?

Un operario con un vis? capturado cerca de Santiago. (EFE)
 ampliar

"Esto es m? que una gamberrada, es un grave delito ecol?ico", sentenci?el alcalde compostelano, Xos?S?chez Bugallo, tras visitar una granja donde un grupo radical solt?ayer de madrugada a 30.000 visones cautivos. Funcionarios de la Xunta y del Ayuntamiento, con agentes de la Guardia Civil, se afanaban a ?tima hora de ayer en recoger los animales, desperdigados por una extensa ?ea pr?ima al aeropuerto. Los asaltantes dejaron tras su asalto varias pintadas con la firma del Frente de Liberaci? Animal.

Los operarios de la granja Visones Berm?ez, situada en Lavacolla, a unos 8 kil?etros de Santiago, descubrieron ayer por la ma?na un boquete en la muralla de las instalaciones y, al momento, comprobaron que alguien hab? abierto las jaulas de los animales.

Los activistas -se supone que fueron varios- actuaron de noche, introduci?dose por un agujero abierto en la empalizada de la empresa que estaba tapado temporalmente con uralita. Los asaltantes s?o tuvieron que romper la plancha antes de dedicarse a ir abriendo todas las jaulas en las que estaban cautivos los 30.000 animales.

En las paredes de la granja dejaron pintadas con las leyendas "Liberaci? animal, ahora", "Explotador" y "Abajo los muros, fuera las c?celes". Las consignas aparecieron firmadas con las siglas del FLA, correspondientes a un supuesto Frente de Liberaci? Animal, que en otras ocasiones se ha dejado notar en Santiago con pintadas junto a tiendas de animales.

Los visones en libertad se desperdigaron por varios kil?etros a la redonda, en una zona mayoritariamente rural, con campos y peque?s bosques. Los operarios de la granja lograron recuperar a una peque? parte de los animales, que se hab?n quedado en la finca, y a ?tima hora de ayer continuaba el rastreo por toda la zona. Las brigadas de la Xunta, el Ayuntamiento de Santiago de Compostela y la Guardia Civil empleaban guantes y palas para evitar mordeduras de los animales.

Las autoridades municipales solicitaron al vecindario que no trate de coger a los visones sueltos para evitar que nadie resulte herido, y pidieron que se comunique cualquier hallazgo al tel?ono de emergencias 112.

M? que por posibles molestias que puedan sufrir las personas, el alcalde compostelano destac?su preocupaci? por el peligro que suponen los visiones, que son voraces depredadores, para los animales dom?ticos y para la fauna de la zona, sobre todo la de r?s y arroyos. "Es posible que muchos ciudadanos tiendan a minusvalorar este hecho y lo vean con cierta simpat? o, cuando menos, con cierta tolerancia", declar?S?chez Bugallo. "Lo cierto es que se trata de mucho m? que una gamberrada. Es un grave delito ecol?ico, un absurdo ataque medioambiental". El vis? americano ha sustituido pr?ticamente al europeo en Espa?. El vis? americano es de color negro y come peque?s roedores, como conejos, codornices y perdices. Vive cerca de los r?s y, si se adapta al entorno, puede causar da?s al ecosistema.

En t?minos parecidos se expresaron las principales organizaciones ecologistas gallegas, que emitieron un comunicado de condena: "Esta acci? supone un grave atentado ambiental, ya que el vis? americano es una especie invasora, cuya introducci? en nuestra naturaleza tiene consecuencias negativas para la fauna aut?tona y el funcionamiento normal del ecosistema", denunciaron en su nota conjunta los grupos Adega, Federaci? Ecoloxista Galega y Sociedade Galega de Historia Natural.

"Los grupos ecologistas y organizaciones ambientalistas responsables consideran inaceptables estas liberaciones", afirma el comunicado, que atribuye la acci? a "personas que no tienen nada que ver con la defensa del medio ambiente". Los tres grupos ecologistas, sin embargo, piden en su nota el cierre de este tipo granjas en las que se somete a los animales a "una vida y una muerte miserables" con el ?ico prop?ito de "satisfacer lujos innecesarios".